General

No crezcas tan rápido, ya?

Me gustaría saber en qué momento estos 11 meses se convirtieron en una declaración de independencia y libertad tuya, me miras,  agarras las llaves, o cualquier juguete, me sonríes y luego te vas gateando solita por toda la sala. Creces demasiado rápido mi amor. Y yo no soy capaz todavía de sobrellevarlo con gracia.

Te he escuchado ya, decirme Papá, la primera vez por teléfono y luego unas cuantas veces más. En cambio dices “Mamá” 180 veces durante el día, y yo me muero sanamente de celos, aunque alguna que otra vez sueltas un “tatá”… pero cuando tu mami te dice ¿y papá? tu te volteas, me miras y te tiras encima mío y así le haces saber que entiendes que soy tu Papá.

Me doy cuenta y siento cada vez como tu personalidad, va creciendo instante a instante, así como tu rapidez para gatear  y la habilidad de pararte solita en un dos por tres; haciendo a la vez una cantidad de ruidos y palabritas masticadas que me encantan. Tu mami sabe que la pregunta ganadora es: ¿llegarás caminando al primer año, mi amor?  No lo sé, preciosa. sólo sé que me enorgulleces y me enseñas tanto cada día. y es maravilloso encontrarme a mi mismo, en tí, en cada cosita nueva que descubres y aprendes. Cada alegría y ternura con la que afrontas tu llegada a éste mundo. Si los sueños se cumplen, Lau, tu eres una prueba viviente de que éstos se hacen realidad. Te soñé, y aquí estás.

En éste momento mientras escribía, no hace más de un minuto acabas de despertarte, afuera no hace frío estamos entrando a la primavera y el clima está mejorando. Quiero que llegue el verano para irnos juntos, divertirnos en la playa. sacarnos muchas fotos hasta cansarnos y luego enjuagarnos los pies con agua tibia para sacarnos la arena y regresar a casa felices. Dormirte y que me dejes velar una vez más tu sueño.

No crezcas tan rápido, ya? quédate así chiquitita toda la vida. Te lo ruego.

Con mucho amor.

Papá.

Anuncios
Estándar
General

Soy flaco con panza de vino.

Nunca entendí esa estúpida tradición copiada de los restaurantes gringos. Esa que ni bien estás sentado en la mesa te garchan un florero lleno de agua. Y luego llega el mozo y te pregunta: ¿cómo quiere el agua, con gas o sin gas? Pero, ¿qué carajo…? ¿Vinimos a bañarnos o tenemos pinta de geranios, loco? ¡OCHO vasos al día, dicen papá! No jodamos, parfavaar. Limonada helada o tecito y uno se hidrata con gusto, pero ¿existe cosa más aburrida que andar rellenándose el estómago de agua?  y claro, están los que responden SÍ:

– es que yo ya me acostumbre! no tomo nada más que agua. estoy en la dieta estricta de mis 8 vasitos al día.

Por favor señora, alguna de las mejores cosas que se van a meter en la boca no caen desde los manantiales, tesoro. Y olvídate, de paso, de las calorías, que eso es otro invento diabólico del imperialismo yanqui para combatir las inmaculadas transnacionales industrias gasificadoras. ¿ Y por que no mejor nos tomamos un vinito? que perfuma, inspira y promete mejores conversaciones. Un vasito al día y aleja poco a poco los ocho restantes. Reina ¿sabes qué? No eres Cathy Fulop. No impresionas a nadie con la transparencia de tu botellita de San Luis 1L rellenada al infinito con agua de caño, alucina.

Repetir hasta que sea cierto.

Estándar
General

No Olvides Pagarme

Querido Carlos:
Hace poco tuve el placer de hablar con Annie de modo repentino cuando hacia las compras con Julie en el Real Plaza. Por Annie me enteré que regresas a New York el mes entrante. Permíteme felicitarte por tu rápida convalecencia y decirte de todo corazón que espero que en el futuro que llega se presenten menos escollos en el camino de tu vida. En la paciencia está la sabiduría, eso dicen. La moderación es la clave de todo éxito (quizá).

Esperemos que las putas de la mala suerte dejen de remolonear ante los escalones de tu camino, arrastrándote hacia el prostíbulo de la desesperación y que de ahora en adelante puedas presentarlas con las manifestaciones más rígidas de una felicidad firme. Espero que al leerme te sientas menos cagado. Claro que me hubiese gustado decirtelo en 3D, o hablártelo. pero tan maisntream por celular no soy ni quiero ser. Lée todo con pinzas. Pero, eso sí, tienes que aprender de una vez a ser menos paranoico, necesito que me des tu dirección en New York, prometo no aparecerme nunca entre gallos y 3 de la mañana con un cuchillo de cocina a asesinar a tu conejito estilo Merle Dixon.

Buena vida in New York, hermano mío.
Un abrazo como para el frío, huevas tristes.

Estándar