General

Soy flaco con panza de vino.

Nunca entendí esa estúpida tradición copiada de los restaurantes gringos. Esa que ni bien estás sentado en la mesa te garchan un florero lleno de agua. Y luego llega el mozo y te pregunta: ¿cómo quiere el agua, con gas o sin gas? Pero, ¿qué carajo…? ¿Vinimos a bañarnos o tenemos pinta de geranios, loco? ¡OCHO vasos al día, dicen papá! No jodamos, parfavaar. Limonada helada o tecito y uno se hidrata con gusto, pero ¿existe cosa más aburrida que andar rellenándose el estómago de agua?  y claro, están los que responden SÍ:

– es que yo ya me acostumbre! no tomo nada más que agua. estoy en la dieta estricta de mis 8 vasitos al día.

Por favor señora, alguna de las mejores cosas que se van a meter en la boca no caen desde los manantiales, tesoro. Y olvídate, de paso, de las calorías, que eso es otro invento diabólico del imperialismo yanqui para combatir las inmaculadas transnacionales industrias gasificadoras. ¿ Y por que no mejor nos tomamos un vinito? que perfuma, inspira y promete mejores conversaciones. Un vasito al día y aleja poco a poco los ocho restantes. Reina ¿sabes qué? No eres Cathy Fulop. No impresionas a nadie con la transparencia de tu botellita de San Luis 1L rellenada al infinito con agua de caño, alucina.

Repetir hasta que sea cierto.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s